Hiperestesia felina o síndrome del gato nervioso

La hiperestesia felina es una de las enfermedades felinas consideradas como raras.

Son menos de un 0,5% de los gatos que la sufren. La sensaciones que perciben los gatos  es como un cosquilleo una presencia desconocida en la piel además de unos movimientos exagerados a las caricias. Es un desorden neuromuscular que produce sensibilidad en la dermis. Todos los gatos  cuando sienten algo extraño en su piel o pelaje tienen tendencia a arquearse, caminar torcidos. En algunas razas es difícil diferenciar esta postura y ligarlo a otros síntomas. La sensibilidad se produce más en el lomo y el rabo. Actualmente la hiperestesia felina es un síndrome muy poco estudiado y no tiene cura.

Los episodios pueden tener una duración de más de treinta segundos y menos de tres minutos, aproximadamente. Estos episodios tienen un aspecto muy similar a los ataques epilépticos. Los síntomas más comunes de esta enfermedad felina son: estrés, pérdida de pelo y convulsiones. Ante la desesperación algunos gatos llegan a seccionarse algún trozo de su cuerpo.

Este síndrome se da en más casos donde los gatos son hiperactivos y nerviosos. La  mayor incidencia la encontramos en adultos jóvenes, entre 1 y  5 años de edad, y en razas Siamés, Burnés, Persa y Abisinio. Este tipo de enfermedad se puede confundir con una alergia provocada por la alergia de la picadura de las pulgas o puede ser derivado de un trastorno obsesivo compulsivo.

Por ese motivo deberían acudir siempre a un veterinario en busca de un diagnóstico especializado o una segunda opinión.

Tratamiento de la hiperestesia felina.

Cómo ya dijimos anteriormente no existe tratamiento, pero se puede mejorar la vida del gato ayudándole a estar más tranquilo y evitándole momentos de estrés.

¿Cómo calmamos a un gato?

El veterinario nos  orientará adecuadamente una vez realizado el diagnóstico, quizás nos mande algunos tranquilizantes para evitar las crisis.

Es imprescindible que los gatos nerviosos o hiperactivos disfruten de su propio espacio, podemos comprarle juguetes nuevos e incluso ponerle música relajate muy flojita.

Cabe decir que la terapia mediante flores de Bach puede ser muy útil para ayudar a relajar a nuestro gato, y este tipo de tratamiento es totalmente inocuo.