Gato Ragdoll, el gato más cariñoso.

Ragdoll el gato más cariñoso.

Si quieres el gato más cariñoso y adorable para acariciar, sin duda esta es una gran opción.

Historia:

El ragdoll surgió en norteamérica de la mezcla de una gata blanca tipo angora de pelo largo y un macho persa o angora. Su creadora fue Ann Baker, en la antigüedad no estaba permitida la mezcla de colores en esta raza.
Desde que empezó a emerger esta raza de gatos, ya se sabía que eran dóciles y muy amigables.
Se dice que son gatos insensibles al dolor ya que en el momento del nacimiento del primer cruce hubo un accidente en el que los gatos se vieron involucrados-. Por la mentira con el dolor que sienten estos gatos y el gran parecido al sagrado de Birmania la asociación felina más grande de EE.UU., aun no la admite en sus exposiciones.

Características:

Es un gato de pelo semilargo y sedoso son de tamaño grande, como los persas, puede pesar 5 kilos aproximadamente y hay diferentes variedades en el color como los siameses.

Carácter:

Es un gato exageradamente cariñoso dócil y amigable. Es el felino perfecto como mascota de una familia con niños. Les encanta jugar y que les acaricien. Son tan mansos que se relajan completamente incluso teniendo los en brazos. Pueden dormirse tranquilamente si los acunas como a un bebé.

Cuidados:

Es importante ayudarle a llevar una alimentación equilibrada y adecuada a sus necesidades de pelaje.
No requiere de cuidados muy laboriosos, pero si hay que cepillarlo diariamente para deshacer nudos y poder eliminar pelo muerto. Primero habría que pasar un peine de púas anchas, y después un cepillo de púas largas. Es importante este cepillado para evitar las bolas de pelo, ya que son nocivas para su salud. Habría que llevarlo a menudo a la peluquería.

Precio:

Difícilmente podemos encontrar este gato en adopción,ya que es uno de los más buscados y conocidos. Por eso no es un gato barato precisamente sus precio ronda entre los 500€ y los 1000 €

Curiosidad:

La traducción literal de ragdoll es muñeca de trapo y se debe a su total relajación en brazos de un humano.