Gato Burmés, doble línea de evolución

Gato Burmés.

El gato Burmés se ha convertido en una raza muy popular tanto en Europa como en Estados Unidos.

Historia

En 1930 se introdujo el primer ejemplar en Estados Unidos. Al principio se creyó el gato Burmés no era una raza sí, sino que era un siamés de pelaje oscuro. El doctor estadounidense thomson se empeñó en demostrar que era una raza diferente y sometió a los «Wong Mau» a un riguroso estudio empírico donde estuvo muy controlado los cruces de esta especie. Fue a mitad de siglo cuándo está raza se hizo muy famosa. A su vez en Europa de miedo a las interacciones con los siameses está raza tiene características un poco diferentes de la línea americana.

Características

La raza de gato Burmés tiene una gran similitud con los siameses, pero estos tienen un pelaje muy oscuro a pesar de que también existen tonalidades qué vale el amarillento al dorado. Hay que diferenciar entre las dos líneas y la línea europea tiene la cabeza más triangular y los ojos muy parecidos a la raza siamés. Las hembras pueden llegar a pesar 5 kg y los machos 6 kilos por ese motivo se pueden considerar una raza mediana grande.
Son gatos juguetones, cariñosos, familiares y también son muy dependientes. Hola dependientes queremos decir que son gatos que necesitan un gran nivel de atención tanto el juego como en mimos. Son grandes compañeros para familias con hijos.

Cuidados

Cómo tienen en común todas las razas asiáticas son felinos que no necesitan grandes cuidados, aunque sí acaricias muy a menudo su pelaje siempre conserva un gran brillo y una gran suavidad. También hay que limpiarle el lagrimal porque a veces se crean pequeñas infecciones.

Precio

Actualmente se puede adquirir esta raza a partir de 300 € pero ya sabes el cariño que ofreces a una mascota nada tiene que ver por lo que has pagado por ella. ¡Adopta!

Curiosidades

Son gatos que se toman muy mal que pasen de ellos por ese motivo más te vale no ignorarlos.